Correr con calor es posible, ¿cómo?

Correr con calor

Las estaciones del año no deben impedirnos practicar deporte. Correr con calor puede parecer molesto, pero si se tienen en consideración varias recomendaciones no tiene que llegar a ser desagradable ni pesado. Si es la primera estación veraniega que pasas practicando urban running, no te sorprendas si sientes que el cansancio es mayor de lo normal; es lo que suele suceder con las altas temperaturas. Ten en cuenta dicho dato porque puedes hacer un esfuerzo por encima de lo normal que podría provocar una posible lesión, así que mucho cuidado.

Cómo correr en verano es una pregunta muy frecuente. Los meses de julio y agosto son los más calurosos y cuando más se deja de lado la práctica de deporte. Es importante elegir el mejor horario para practicar urban running: debemos evitar las horas de mayor temperatura para así no estar durante un largo período de tiempo expuestos al sol. Es muy recomendable el uso de crema solar para cuidar la piel, además de gafas de sol idóneas para acompañarnos, así como una gorra transpirable. Si quieres mantenerte fresco, puedes añadir un poco de hielo debajo de la gorra o mojarla en agua.

Correr con calor

Otro de los consejos para correr en verano gira en torno a la ropa: debe ser muy ligera, de una textura muy transpirable y de colores claros. Por encima de todo, debemos mantener nuestro cuerpo en una temperatura correcta que nos evite cualquier tipo de sustos. La indumentaria es mejor que sea holgada para que el aire circule mejor.

Asimismo, no debe faltar una buena hidratación. Ya hablamos sobre ello anteriormente, pero queremos darte más consejos para que tu rendimiento sea todo lo óptimo posible. La ingesta de bebida debe ser mayor de lo normal y no esperes a tener sed para beber. Señalar que antes del entrenamiento es recomendable beber a pequeños sorbos y durante el entrenamiento es magnífico seguir tomando líquidos. Puedes planificar tu entrenamiento para pasar por delante de fuentes y así refrescarte. Lo ideal para correr con calor es tomar entre medio litro y un litro por hora de ejercicio. Respecto a la comida, deben ser más frecuentes y, sobre todo, muy ligeras. Una buena ingesta de frutas ayudará a prevenir la deshidratación.

Correr en verano

Aprovecha las sombras en tu recorrido, o si no hay prueba a cambiar para mejorar tu rendimiento durante el urban running. Busca zonas residenciales donde suele haber más y aprovecha si pasa algún río por tu localidad para correr cerca. Si sientes náuseas, busca todavía con más ahínco las zonas de sombra. Debes ayudar a tu cuerpo y evitar cualquier tipo de susto, como un golpe de calor. Si te sientes más pesado, con molestias o bien dejas de sudar, para. Tu organismo te está mandando señales y debes escucharlas.

También es frecuente que cueste más terminar el mismo entrenamiento que finalizabas sin problema cuando el calor no apretaba tanto. No te apures ni te sientas mal si no te mantienes, puedes aprovechar para bajar la intensidad, practicar otros deportes o bien descansar y parar unos días o el tiempo que consideres oportuno. Al final, cuánto correr en verano depende de ti pero es aconsejable que las distancias sean menores.

Correr con calor no es sinónimo de sufrimiento. Recuerda que porque sudes más no significa que estés adelgazando, así que aprovecha para relajarte y practicar entrenamientos de running urban más calmados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image Refrescar

*