Correr con lluvia: riesgos y precauciones

Correr con lluvia

La bajada de las temperaturas nos recuerda que el verano está llegando a su fin. Con la llegada inminente del otoño los días serán más cortos y ya no disfrutaremos de los días soleados y calurosos. Es en este tiempo cuando la lluvia, acompañada por el frío, es más protagonista. Pero, ¿es aconsejable correr con lluvia? ¿Qué materiales debo llevar? Son muchas las cuestiones que un corredor se hace y desde Urban Running contestamos a todas.

¿Qué hay que tener en cuenta para correr con lluvia?

La lluvia no debe ser un impedimento para realizar nuestro entrenamiento. Las carreras no se suspenden cuando hay precipitaciones y por ello también te servirá como preparación para una posible competición bajo la lluvia.

En primer lugar hay que hablar sobre la ropa. Cuando decides correr con lluvia debes llevar, especialmente, prendas que sean impermeables sin que falte un buen cortavientos. De esta manera, el agua resbala y no nos crea malestar. Además, es aconsejable que también sean transpirables para que así tu sudor salga pero sin perder la temperatura corporal. Asimismo, mejor llevar ropa de running ajustada que evite rozaduras, muy probables en días de lluvia. Por seguridad, es recomendable llevar prendas reflectantes para que seamos vistos con mayor facilidad. Puedes añadir una gorra a tu vestimenta, ya que con ella evitarás que el agua te llegue a los ojos.

Respecto a las zapatillas para correr con lluvia, es esencial que no absorban el agua, es decir, que sean impermeables. También hay que dar gran importancia a su agarre, ya que el terreno estará mojado y hay más posibilidad de resbalar. Evita calcetines de algodón y lleva ropa que tape la zona de los tobillos para así impedir que llegue agua a nuestros pies. Presta atención a las ampollas porque hacer running con lluvia incrementa el riesgo de sufrirlas.

Una vez terminado el entrenamiento, quítate la ropa mojada cuanto antes y ponte cómodo y seco para evitar un enfriamiento. Para secar las zapatillas, es aconsejable quitar la plantilla para que se seque por separado. Muchos son los que rellenan el calzado con papel de periódico para ayudar a su secado y evitar malos olores y deformaciones.

Antes de empezar con tu entrenamiento, calienta a cubierto si ya ha comenzado a llover. De igual modo, los estiramientos posteriores también deben ser bajo techo. Es aconsejable evitar caminos con más riesgo de resbalón y caída, y, además, reducir el ritmo de carrera. Un buen método para mejorar la estabilidad sobre mojado es reducir la longitud de nuestra zancada al correr.

Correr con lluvia es posible pero debes hacerlo pensando en tu salud y bienestar físico. Presta atención a la ropa y a las zapatillas, y evita las zonas más resbaladizas. Que el tiempo no detenga tu entrenamiento de running.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image Refrescar

*