¿Es beneficioso correr en ayunas?

correr en ayunas

Hay distintas maneras de realizar un entrenamiento de running. Todo cuenta, desde antes de empezar a correr por la ciudad hasta después de terminar nuestros kilómetros con los estiramientos. Cada vez son más los que se ponen las zapatillas y se lanzan a la calle sin haber comido nada durante horas pero, ¿es bueno correr en ayunas?

Correr en ayunas

Se considera correr en ayunas cuando entrenamos después de estar entre 6 y 8 horas sin ingerir nada. Puede ser recién levantado o bien a última hora de la tarde, cuando han pasado las horas citadas desde la última comida.

Realizar un entrenamiento de running sin comer provoca que los hidratos de carbono que permanecen en el hígado se encuentren a un nivel bajo, por lo que nuestro cuerpo tomará las grasas como fuente de energía. Es decir, se queman las grasas ya disponibles en el organismo.

Si vas a correr en ayunas es recomendable que la cene del día anterior sea de todo menos ligera, además de cuidar constantemente nuestra hidratación.

¿Correr en ayunas es bueno?

Son varias sus ventajas, tales como:

-Expertos sostienen que correr en ayunas para definir la musculatura es posible; eso si, hay que tener en cuenta la duración del entrenamiento.

-No hay tanta sensación de pesadez y sí de ligereza y comodidad.

-Mejora la sensibilidad a la insulina y así se reduce, por ejemplo, el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

-Las reservas de glucógeno en nuestro organismo se ven incrementadas y mejoradas.

-Como se ha mencionado, hay un mayor consumo de grasas. Muchos se preguntan si correr en ayunas adelgaza: hay que tener cuidado y no creer que de esta manera se pierden kilos de manera más rápida, ya que para ello se precisa consumir menos calorías de las que se gastan durante el ejercicio.

¿Es malo correr en ayunas?

Para realizar un entrenamiento de running en ayunas es imprescindible tener una buena forma física y una gran adaptación al ejercicio físico. Además, dicho tipo de entrenamiento tiene algunas desventajas como:

-Los entrenamientos intensos con un ritmo alto y de larga duración son muy difíciles de realizar. Para un entrenamiento así se necesitan suficientes hidratos de carbono, algo que en ayunas no se tiene.

-Sensación de hambre constante durante la carrera.

-Se aumenta el riesgo de sufrir algún mareo o desmayo, al igual de padecer deshidratación.

¿Correr en ayunas o desayunado?

Lo mejor es conocer la capacidad de cada uno, sabiendo nuestro límite y lo que es mejor para nuestro cuerpo. Hay que valorar la intensidad del entrenamiento, ya que se recomienda que en ayunas sea a baja intensidad para evitar cualquier tipo de mareo. De igual manera, si la intensidad es baja, la duración puede ser mayor, aunque no se recomienda superar la hora de entrenamiento.

Ten cuidado con el efecto rebote y sal a correr con alguna barrita, por ejemplo, por si la necesitas. Debes escuchar lo que te exige tu cuerpo y si lo ves necesario, para el entrenamiento. Lo importante es tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image Refrescar

*