Estiramientos: ¿son importantes o prescindibles?

Estiramientos

Los estiramientos después de correr es un tema de mucha controversia. Hay expertos y corredores a favor de realizarlos; otros que, por el contrario, no son partidarios de dicha práctica. Además, también existe cierta polémica sobre el momento correcto para llevar a cabo los estiramientos: antes, durante o después del running.

Anteriormente explicamos la importancia del calentamiento. Ahora, desarrollaremos las distintas opiniones acerca de la elongación muscular.

¿Realmente son importantes?

Los que están a favor de los estiramientos argumentan que ayuda, principalmente, a prevenir lesiones y a evitar los temidos calambres. La flexibilidad de los músculos aumenta, se hacen más fuertes y, por consiguiente, la elasticidad mejora. La movilidad es mayor, se reduce la tensión muscular y se favorece la circulación sanguínea. El cuerpo descansa mejor tras estirar y se recupera antes del ejercicio físico. Con un tiempo no inferior a 20 segundos, los estiramientos ayudarán a conseguir un aumento de la resistencia. Hay que tener cuidado con el tiempo de elongación, ya que forzar un músculo resulta negativo para nuestro cuerpo.

Estirar antes del entrenamiento o de la carrera no es lo más recomendable, puesto que los músculos no están todavía lo suficientemente activos. Si tienes costumbre de hacerlo, procura que sea durante menos tiempo de lo habitual, además de rebajar la intensidad. Durante la práctica deportiva, puedes aprovechar los parones entre series para prolongar las zonas musculares que han sido sometidas al esfuerzo físico.

Lo más común es estirar después de correr. De inicio, el músculo debe ser enfriado de manera tenue para así poder favorecer una mayor y rápida relajación muscular. Con una correcta elongación, conseguiremos que la regeneración sea más óptima y no sintamos, de manera aguda, molestias musculares. No hay que hacer los ejercicios de manera brusca ni durante demasiado tiempo. Lo ideal es hacerlos de manera suave, siguiendo un orden y con una respiración lenta.

¿Se puede prescindir de los estiramientos?

Pero no todo es a favor; también hay una corriente que está en contra de realizarlos. Son varias las razones que sirven para llegar a esa conclusión. En primer lugar, una mejora de la flexibilidad no ayudaría a prevenir una posible lesión. Estirar antes de practicar urban running podría traducirse en una disminución de la fuerza, de la potencia y en un peor rendimiento; además, hacerlo en frío con una alta intensidad podría lesionarte. La elongación después de correr no evita lesiones, ya que depende más de otros factores como las características físicas del runner o de su tipo de entrenamiento.

En conclusión a todo lo anterior, estirar correctamente ayudará a que los músculos sean más flexibles y la recuperación se realice en menos tiempo. Para el urban running, una mejora de la flexibilidad no es sinónimo de buen rendimiento. Realizar estiramientos depende de las costumbres y manías de cada corredor. Tras todo lo anterior, tú decides la mejor opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image Refrescar

*