Mallas running y medias compresivas: ¿por qué utilizarlas?

Mallas running

Es frecuente ver a muchos runners con ropa de compresión, tanto cubriendo el tren superior como el inferior. De su gran comercialización se ha beneficiado el corredor, que ha sabido aprovecharse de dichas prendas e incorporarlas a su entrenamiento. No importa que haga calor o las temperaturas sean más bajas, es habitual las mallas running y el resto de ropa compresiva pero, ¿realmente se obtiene beneficios con su uso?

Sus comienzos están ligados al mundo de la medicina. Su uso estaba destinado para mejorar la circulación sanguínea y la recuperación de tejidos de la zona intervenida quirúrgicamente Posteriormente, con las medias compresivas se trataban la trombosis y los edemas. Con el paso del tiempo su uso ha llegado al deporte y, especialmente, al running dando prioridad al tren inferior.

¿Qué beneficios tiene llevar unas mallas running?

Las mallas running pueden llegar a mejorar el rendimiento debido a que aumentan el riego sanguíneo haciendo que así el músculo tarde más en hincharse y en cansarse. Además, la cantidad de oxígeno que llega a la zona afectada es mayor, por lo que notaremos menos cansancio y desgaste. En otras palabras, las prendas compresivas mitigan la fatiga muscular y reducen la acumulación de desechos, como el ácido láctico. De igual modo, con su uso la vibración y el impacto que se produce con cada zancada es menor, por lo que nuestro tren inferior sufre menos mientras estamos corriendo.

Si utilizamos prendas compresivas después de un entrenamiento o carrera, ayudaremos a una mejor recuperación de la membrana celular y a reducir el hinchazón de los músculos, por lo que la recuperación será más rápida.

Por otro lado, para un buen uso de las mallas running es importante comprarlas con la talla precisa que necesitamos y evitando llevar unas que nos molesten por su compresión. Con esta prenda, además, evitarás rozaduras.

Beneficiosas especialmente para carreras largas, las mallas running y las prendas compresivas, ayudarán a un mejor rendimiento debido a que la aparición de la fatiga se retrasa. Tendremos menos sensación de cansancio y, por si fuera poco, mantienen la temperatura corporal. De igual modo, se reduce el riesgo de padecer algún tipo de lesión así que se vuelven las compañeras perfectas para nuestros entrenamientos y carreras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image Refrescar

*